Cuidados de la piel después del embarazo

Cuidados de la piel después del embarazo

Ahora que ya tienes a tu bebé en brazos y ves que comienza a abrir los ojos y te sigue con la mirada, tu piel comienza a respirar felicidad por todos y cada uno de sus poros.

A pesar de que sabemos que toda tu atención se la va a llevar esa nueva y pequeña personita, entendemos que también te preocupa cómo tu piel va a responder después del embarazo, cómo tu abdomen va a disminuir su diámetro y si, con ello, como poco, van a producirse las temidas estrías. 

Prevención

Es fundamental que a partir del tercer mes inicies un tratamiento dirigido hacia la prevención de la pérdida de tonificación del abdomen.

Los cuidados de la piel durante la gestación son muy importantes. Como ya sabes, durante el embarazo suele aumentar la formación de grasa cutánea, hecho que vuelve a la normalidad después del parto. Es normal presentar una piel con mayor contenido sebáceo del habitual para su tipología. Por ello aconsejamos productos hidratantes que tonifiquen tu rostro y tu cuerpo, pero con bajo contenido en lípidos o con sustancias seborreguladoras. 

Y si ya nació mi bebé… ¿qué le pasará a mi abdomen?

En el posparto aún notarás que tu abdomen permanece distendido y que, progresivamente, irá recuperando su estado previo. Sin embargo, es muy importante que inicies un tratamiento con un emoliente hidratante y que tenga propiedades reafirmantes para recuperar la tonificación del tejido cutáneo y subcutáneo y nutrirlo adecuadamente para que las fibras de colágeno y elastina recuperen el diámetro y la concentración tisular adecuada.

Sin embargo… ¿me aparecerán estrías?

La prevalencia de las estrías es muy elevada: casi un 25 % de las mujeres las padecerá durante el posparto. Las fibras de colágeno y elastina son las encargadas del sostenimiento y la elasticidad de la piel. Durante el embarazo, la piel ha soportado una tensión intensa y se han producido roturas internas de estas fibras que pueden ser visibles a modo de líneas cutáneas que al inicio son rosas/violáceas y que posteriormente se vuelven nacaradas. Se suelen localizar en los senos, el abdomen, los glúteos, los brazos o las caderas.

Hemos de tener en cuenta que, cuanto más elástica es la piel, menos posibilidades de desarrollar estrías habrá, porque tiene más capacidad de volver a su estado inicial.

Es muy importante la función preventiva del tratamiento durante y después del embarazo. Una vez formadas las cicatrices (estrías), estas no desaparecen. Por tanto, es esencial utilizar emolientes hidratantes y reafirmantes, porque la piel y la musculatura deben volver a su estado normal.

¿Qué productos puedo utilizar?

Las sustancias que recomendamos tienen como función básica la potenciación de la regeneración del tejido cutáneo, al fomentar la formación de elastina y colágeno por parte de los fibroblastos. Recomendamos su aplicación al menos dos veces al día:

  • Hidrolizados de elastina y colágeno: suelen presentarse en forma de emolientes que contienen péptidos o aminoácidos.
  • Aceite de rosa de mosqueta: es reparador y cicatrizante.
  • Centella asiática: mejora la cicatrización cutánea, ya que estimula la regeneración celular y proporciona estabilidad a las cadenas de colágeno.
  • Vitaminas A y E: fomentan la nutrición de la piel.
  • Silicio: mejora la regeneración de las fibras de colágeno y elastina y reorganiza los mucopolisacáridos en la dermis.

Siguientes artículos