Protege la barba del sol

Protege la barba del sol

Ahora que el sol aprieta y que en breve empezaremos a disfrutar del verano, es cuando nos preguntamos cuestiones referentes a la protección solar.

Queridos barbudos, os tenemos que dar una mala noticia: la barba no protege de la radiación solar. Puede parecer que sí, que las barbas frondosas impiden que la radiación llegue hasta la superficie cutánea, pero no es cierto.

Del mismo modo que hay que proteger el cuero cabelludo, debemos tener igual cuidado con la superficie cutánea que queda debajo de la barba.

 

¿Por qué?

La radiación ultravioleta tiene capacidad suficiente de penetración para lograr el mismo efecto que cuando no nos hemos dejado crecer el vello facial. La razón es simple: la barrera física, aunque existe, no es suficiente. Así que, aunque podamos pensar que la barba nos protege totalmente del sol, cabe recordar que ni es compacta ni resiste completamente a la penetración de los rayos solares.

De hecho, el pelo puede sufrir variaciones en su pigmentación por acción de la radiación solar continuada. Por ello, muchas veces observamos vello en diferentes estadios de coloración. Además, estos cambios de pigmentación se suelen dar con mayor frecuencia en el pelo de la barba más corto que en barbas más frondosas, porque está más cerca de la raíz capilar y, por tanto, es más sensible a los cambios de crecimiento del folículo piloso.

 

Protección, protección y más protección

No nos cansaremos de repetirlo, pero es que es de vital importancia llevar a cabo una buena protección de la superficie cutánea, sobre todo si está en exposición solar continua.

Una buena protección cutánea facial evita la aparición de manchas o lesiones por alteración de la pigmentación que pueden desarrollar el temido cáncer de piel.

 

¿Cómo me protejo?

Es sencillo: el procedimiento es similar al de la protección cutánea durante la exposición solar. Solo debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Cuida tu vello facial: utiliza productos que no tengan emolientes excesivamente grasos y que se adapten a tu fototipo de piel y composición de pelo.
  • Protege tu piel: usa productos que contengan filtro solar para lograr una fotoprotección.
  • Prevención: evita las horas pico de exposición, entre las 12 y las 15 h, cuando la incidencia de los rayos solares puede afectar directamente a tu barrera cutánea.
  • Repite la aplicación de protectores: es muy importante que la protección se asocie directa y proporcionalmente a las horas de exposición y a factores como el agua. La sal o el cloro pueden potenciar el efecto inadecuado de los rayos del sol. Además, disminuyen la absorción de los productos con fotoprotección.
  • Espera a la absorción: la barba tiene un efecto mitigador de la absorción por la barrera física que supone entre el producto aplicado y la piel. Así que asegúrate de que el producto se ha absorbido antes de continuar con tu exposición solar o de darte un baño refrescante.
  • Mantén la hidratación: beber la cantidad adecuada de agua y mantener hidratados no solo tu piel sino también tu cuero cabelludo te permitirá protegerte de la sequedad propia de esta época del año. Una piel hidratada potencia su efecto regenerador y preserva su función de barrera intacta, evitando la vulnerabilidad que produce el sol.

¡Luce barba, pero sin dejar de lado la protección!

Siguientes artículos