Consejos para los cuidados de la piel seca

Consejos para los cuidados de la piel seca

Hace unas semanas hablábamos de los cuidados de la piel grasa, hoy nos vamos a centrar en los cuidados de la piel seca. Recuerda que cada tipo de piel atiende a unos cuidados específicos. De esta forma, el punto de partida para aplicar un buen tratamiento dermocosmético es identificar el tipo de piel que tenemos, para así proporcionarle, de forma acertada, lo que de verdad necesita.

¿Cómo detectar que tienes piel seca?

Una piel seca se caracteriza por generar poca cantidad de lípidos, lo que implica que nuestra piel produce poco sebo o grasa (lo contrario de una piel grasa). El primer síntoma que evidencia que estamos ante una piel seca es la falta de hidratación. La piel se siente tirante y áspera y se nota que le falta humedad.

Además si esta sequedad persiste y no la tratamos correctamente entraríamos en una nueva etapa: Piel muy seca. Este tipo de piel se caracteriza por ser muy tirante, escamosa, cuarteada y pruriginosa. Esto efectos contribuyen al envejecimiento cutáneo prematura y a formación de arrugas.

Otro síntoma que detectamos es que la pieles secas tiene una mayor tendencia a ser pieles sensibles, reactivas o intolerantes. Nos encontramos que son unas pieles que requieren de mucha hidratación pero que debemos tener cuidado con los productos con los que tratamos este tipo de pieles.

Finalmente encontramos las pieles secas y deshidratadas. Son pieles que además de generar poco sebo o grasa en la piel, el porcentaje de agua que tienen es muy baja. Este tipo de piel es muy común, ya que la poca superficie de piel grasa que tienen, favorece la pérdida de agua de una forma más rápida.

¿Qué pasos debemos seguir para el tratamiento de la piel seca?

 

Paso 1: La higiene facial diaria es fundamental

Debemos realizar una doble limpieza diaria: mañana y noche. Además, debemos evitar hacerlo sólo con agua ya que no se eliminarán las partículas lipófilas adecuadamente. El empleo continuado de agua puede llegar a secar la piel y a favorecer la evaporación del contenido acuoso de la capa córnea. Las soluciones limpiadoras en forma de aceite son las más recomendadas para este tipo de piel. En MartiDerm dentro de nuestra línea de Essentials, destacamos el aceite micelar limpiador. Con este aceite limpiador eliminarás las impurezas y el maquillaje además de hidratar y nutrir la piel. No deja sensación grasa.

Paso 2: ¡Hidratar, hidratar e hidratar! 

Los productos utilizados para aportar hidratación a la piel seca tienen la particularidad que actúan dejando en la superficie y en las capas exteriores de la piel sustancias que ayuden a retener el agua que necesita en su interior y darle una textura más suave, flexible y menos áspera.

Es importante utilizar soluciones hidrantes que te ayuden. Entre las ampollas de MartiDerm para este tipo de piel seca destacamos las ampollas PROTEOGLICANOS que hidratan de forma intensiva, aportan luminosidad y previenen y disminuyen las arrugas. Además si tienes la piel excesivamente seca, te recomendamos que después de la ampolla apliques la crema hidratante Vital-Age para pieles secas y muy secas que restaura la vitalidad cutánea y su elasticidad aportando hidratación y luminosidad.

Si queremos potenciar la hidratación, te recomendamos aplicar un sérum hidratante (antes de las ampollas de proteoglicanos y la crema hidratante). Este paso extra te ayudará a compensar la pérdida de agua y te aportará más elasticidad y luminosidad al rostro.

Paso 3: Aplicar mascarillas nutritivas 1 vez a la semana

Este paso es fundamental. La piel seca debido a la falta de humedad, puede presentar un aspecto apagado y sin elasticidad. Aplicando una mascarilla nutritiva le devolveremos esa luminosidad perdida. Dentro de la línea de productos MartiDerm recomendamos cuando se trata de pieles secas, aplicar la mascarilla Hidro Mask que hidrata y reafirma y se puede aplicar un par de veces a la semana. Busca un hueco en tu agenda y semanalmente aplícale una dosis extra de hidratación.

Paso 4: Exfoliar la piel cada dos semanas

Deshacernos de las pieles muertas será el mejor paso para mostrar un rostro sano y cuidado. Sin embargo, no es recomendable hacerlo con excesiva frecuencia para las pieles secas. Pero no olvides exfoliar tu rostro cada dos semanas para ayudar a la regeneración de tu piel.

Paso 5: Escoge el maquillaje adecuado

Finalmente, toma precauciones con el maquillaje. Algún cosmético en polvo puede resecar más tu rostro.

Siguientes artículos