¿Qué es una micela y como ayuda a tu piel?

¿Qué es una micela y como ayuda a tu piel?

Cada vez más se comenta el concepto de agua micelar y su uso en la limpieza facial diaria y profunda. Pero, ¿qué son las Micelas? Para entender el concepto y su función tan especialmente beneficiosa en la limpieza facial tendremos que profundizar en conceptos de química… pero, ¡no os asustéis! ¡Os prometemos que es sencillo!

¿Qué son las micelas?

Una micela es una estructura de agrupación molecular que une un conjunto de partículas de una forma peculiar. A través de la formación de estas estructuras es el mecanismo por el cual algunos jabones solubilizan las grasas. Pero, cómo lo consiguen? Porque sabemos que las grasas (aceites) y el agua, se repelen entre sí. Sencillo. Las micelas se conforman en estructuras circulares polarizadas, donde su porción externa atrae a la parte grasa (lipófila) mientras que su porción interna atrae al agua (hidrófila).

¿Para qué sirven las micelas?

Por tanto, mediante este mecanismo si nuestro producto contiene agua micelar puede generar un efecto tensoactivo. Esto es, conseguiremos limpiar la superficie de la piel porque tendremos capacidad de atraer como un imán la suciedad y grasa de la piel dejándola atrapada en este tipo de estructuras micelares. Tras un arrastre suave, obtendremos las micelas y todo lo que contienen.

Pero… tengo la piel sensible, ¿no me creará alguna reacción?

Estas uniones moleculares micelares son muy pequeñas y poseen un alto poder de arrastre de todas las sustancias que se anidan en la parte externa de la piel, como restos de contaminación, restos de producción de sebo o grasa, residuos de maquillaje, células corneales muertas… etc. A pesar de que estas estructuras son realmente pequeñas, no pueden ser absorbidas por nuestra piel. Por tanto no tendrán riesgo de crear reacciones alérgicas.

El primer paso… para una piel sana: La higiene facial diaria

Es así de cierto. La limpieza facial es básica para que se produzca una renovación celular cutánea adecuada, absorba los nutrientes necesarios y luzca sana y más luminosa.

Diferentes texturas: una misma función

La fórmula micelar la podemos encontrar en diferentes texturas. Lo habitual era encontrarla sólo en fluidos mediante soluciones acuosas, por su composición molecular. Pero actualmente existen formulaciones que han conseguido aportar texturas más emolientes y más densas. A pesar que pensemos que según lo explicado no es posible por el concepto de estructura micelar que es más coloide y antagónico contra las grasas. Se puede conseguir que los geles o aceites se fluidifiquen y por tanto incorporen estructuras micelares. Esto tiene visibles ventajas, para pieles secas o sensibles ya que conseguimos evitar su fragilidad al iniciar el tratamiento. Se consigue disminuir la fricción durante su aplicación sin minimizar su potencial acción limpiadora al movilizarse en un medio más fluido.

¿Para qué tipo de piel puedo usarlas?

Basándonos en cómo realiza la limpieza de la superficie externa de la piel, sin profundizar en capas profundas, está indicado para cualquier tipo de piel.

Sin embargo… Te recomendamos que si tienes la piel frágil, seca o sensible te aconsejamos que la formulación sea en aceites. Y dependiendo de tus preferencias puedes escoger entre solución acuosa o en gel.

Siguientes artículos