Verdades y mitos sobre la piel: te revelamos algunos de ellos

Verdades y mitos sobre la piel: te revelamos algunos de ellos

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y una de las partes más delicadas de éste. Tiene un volumen de entre el 12 y el 15% de nuestro peso total y se renueva de forma continua: cada minuto pierde alrededor de 30.000 células muertas.

La piel ejerce funciones esenciales para el buen funcionamiento del organismo, por lo que es muy importante mantenerla en buen estado. Conocer la realidad de muchas leyendas surgidas en torno a este órgano nos ayudará a saber qué es lo más conveniente para lucir una piel radiante y firme.

4 mitos y tópicos: ¿qué hay detrás de ellos?

No siempre lo que creemos que puede beneficiar más a nuestra piel es lo que realmente le va mejor. Existen muchas creencias erróneas acerca de ésta que pueden llevarnos a tomar hábitos equivocados. Para evitarlo, es importante aclarar algunas verdades y mitos sobre lo que se dice de la piel.

1.La crema hidratante perjudica la piel grasa. FALSO

Aunque parezca contradictorio, las pieles con tendencia grasa o acnéica necesitan la misma hidratación que cualquier otro tipo de piel. El exceso de sebo no protege la dermis, que necesita productos específicos que cumplan con esa función. En este caso, las cremas hidratantes para pieles grasas deben ser de textura ligera y oil free, es decir, libres de aceites para evitar el efecto contrario.

 

2.Ducharte cada día reseca la piel. VERDAD

La ducha es necesaria para sentirse fresco y limpio y para eliminar el sudor, pero hacerlo a diario perjudica la piel, según varios estudios realizados. La explicación está en que el agua caliente y los geles y jabones (en concreto, sus componentes químicos) disuelven la grasa natural, que es la que la protege y mantiene hidratada. A pesar de que hay diversidad de opiniones sobre cuántas veces deberíamos ducharnos, la mayoría de expertos aconseja una al día y considera necesario el enjabonado de la zonas sensibles, como genitales, manos, pies y axilas, y prescindible el resto.

3.La celulitis puede eliminarse. FALSO

Existen cremas y tratamientos específicos (como la liposucción) para reducir la celulitis, un problema que afecta, en distintos grados, a entre el 85 y el 98% de las mujeres después de la pubertad. Sin embargo, no hay una solución que acabe con ella definitivamente. Aun así, seguir unas pautas dietéticas (beber abundante agua, evitar la sal y las grasas y tomar fibra), hacer ejercicio físico de forma habitual, realizarte masajes linfáticos y aplicarte determinados productos ayuda a prevenir este problema femenino tan común.

4.El estrés provoca arrugas. VERDAD

El colágeno es el responsable de que nuestra piel mantenga su elasticidad y firmeza. Sin embargo, en las épocas de estrés, nuestro organismo aumenta la producción de cortisol, una hormona que estimula la degradación del colágeno y, por tanto, perjudica a nuestra dermis. Esta pérdida de colágeno acelera la aparición de arrugas y líneas de expresión. Intenta evitar el estrés para que éste no haga mella en tu salud y en tu piel.

Estas cuatro creencias (de las muchas que existen en tono a la piel) ponen de manifiesto la importancia de darle unos cuidados específicos diarios a nuestra piel, acompañados por unos hábitos dietéticos y saludables, para mantener nuestra dermis sana y bonita.

Siguientes artículos